Muestra de Cine

Encuentros y desencuentros en un lugar llamado Brasil

Ana Rosa Marques | curadora de la muestra

Encuentros y desencuentros en un lugar llamado Brasil, es la IV Muestra de Cine Día de Brasil que trae a Barcelona cinco películas dispares del más reciente cine producido en este país de dimensiones continentales.

En tan vasta tierra, ya ampliamente registrada por las lentes de la televisión, de móviles y de otros aparatos audiovisuales, aún hay mucho para ver y enseñar, mas apenas personas sensibles como los cineastas que presentamos aquí son capaces de expresar con tamaña singularidad. Igual de inmenso, en Brasil parece no haber espacio para todos. Ni para muchos, porque no les permiten. Ni para algunos porque aún no se encontraron y por eso buscan por un lugar donde puedan existir, vivir, amar y crear sus lazos.

Martirio, película de Vincent Carelli, Ernesto de Carvalho y Tita, acompaña a lo largo de décadas a la lucha de los indios guarani-kaiowá, expulsados de sus tierras por agro negocios, en complicidad con un estado omiso y siervo del mercado. Martirio es una película en movimiento que se mueve conjuntamente con esas personas que resisten y renacen con toda la fuerza de sus pensamientos, cultura y religiosidad contra el poder del capitalismo que destruye la naturaleza y su gente. Una historia de sufrimiento que no cabe en las fronteras de un país y busca las telas del mundo para afirmar y defender la existencia de un pueblo.

Así como en Martirio, en Jonas y el circo sin Lona, cineasta y personajes construyen juntos la narrativa. En este documental, de la directora Paula Gomes interacciona con el niño Jonas que monta su propio circo en la terraza de su casa. La terraza crece junto con el niño y se torna aún mayor con la presencia de otros niños de un barrio pobre de la ciudad, porque allí se erguen los sueños y una bonita amistad. Más si Jonas aún pode soñar es porque él tiene una madre que cuida de su destino.

¿En un país donde el número de casas gobernadas por mujeres viene creciendo a cada año, qué será del adolescente Nalu, protagonista de La mujer del padre, cuándo su abuela, responsable por el sustento de la familia parte de ese mundo? La joven es súbitamente atravesada por nuevas responsabilidades y sentimientos desconocidos a partir del momento que la situación le obliga a aproximarse al padre ciego y vivir los descubrimientos de las primeras experiencias sexuales. Sensaciones que contrastan con la monotonía del pequeño municipio donde vive en la frontera entre Brasil y Uruguay y la impulsa a salir de allí para explorar otros territorios físicos y emocionales.

En un escenario completamente diverso, el litoral amazónico de Brasil, tres mujeres cruzan la estrada cada una con una búsqueda diferente. Las formas, el ritmo, los colores y los movimientos de la naturaleza expresan los sentimientos y la experiencia vivida por esas mujeres en este road-movie. Así como Cristiane Oliveira, directora de Mujer del padre, Jorane Castro hace como “Para ter donde ir” su estreno en la ficción. También es el primer largo ficcional de la ciudad Pará, en el norte de Brasil, en más de cuarenta años, lo que demuestra la importancia de descentralizar la producción de imágenes del país, concentrada en las regiones más industrializadas.

Otro estreno en el largo de ficción es el joven Tião, cineasta de Pernambuco, localizado en el nordeste brasileño, que viene transitando por diversos festivales europeos con la película Animal Político. Una vaca en crisis existenciales emprende una odisea en busca de un sentido para su vida. En un tono de comedia irónica, la película propone reflexiones filosóficas y teje una ácida crítica social. O nonsense cono respuesta de arte cuándo todo ya no parece mas hacer sentido, inclusive los rumbos que el Brasil viene tomando.